AMLO, inspirado en Porfirio Díaz

FAUSTO ALZATI ARAIZA

Porfirio Díaz siempre quiso un país que estuviera en constante progreso. Para él era muy importante que el país se desarrollarla. Tanto él como un gran número de seguidores, a los cuales se les conoce como “científicos”, fomentaron el desarrollo progresista del país. Ellos se enfocaban mucho en la cultura europea.
En ese entonces el país más moderno era Francia, el cual contaba con todas las características necesarias para considerarse desarrollado y progresista. Y estas eran las tres cualidades que más le importaban a Porfirio y mediante las cuales él gobernó al país por más de 30 años.
Lo valioso del ferrocarril viene desde el periodo porfirista. En mi opinión, Porfirio Díaz logró industrializar y modernizar a México desde cualquier punto, pero lo que más marcó su estancia en el poder fue cómo fomentó y trajo a México el uso del ferrocarril.
No debería sorprendernos que, inspirado en ese exitoso ejemplo histórico, el Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) busque desarrollar una de las regiones menos industrializadas y más pobres del país, el sureste, incluyendo la Península de Yucatán mediante la construcción de un gran proyecto ferroviario conocido como el Tren Maya, esto en virtud de que la ruta planeada en principio para esta obra magna recorrerá la zona que en ya remotos tiempos prehispánicos atestiguó el florecimiento de la imponente cultura maya.
El proyecto va cobrando cada vez más visos de realidad. Rogelio Jiménez Pons, director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo y encargado del Tren Maya, informó que entre 71 y 72 empresas internacionales manifestaron su interés por participar en la primera licitación para la ingeniería básica.
Jiménez Pons detalló que esto representa el 30 por ciento y entre los interesados ya levantó la mano Japón, quien fundamentalmente es experto en material rodante. En ese contexto, AMLO defiende la licitación del Tren Maya sin consultar a los pueblos indígenas.
“Va muy bien, porque tenemos 72, 73 sistemas registrados, que es un buen récord de empresas de todo el mundo, van muy bien las licitaciones y yo creo que en esto ya vamos a tener muy buena cantidad de gente de dónde seleccionar”, dio a conocer en Palacio Nacional.
Comentó que esta es una buena señal, porque van a tener una gran cantidad de participantes para escoger constructoras de calidad, aunque se dijo sorprendido de la participación para la convocatoria.
“Me impresionó Japón, por ejemplo, que son técnicos muy buenos, pero yo los veía más en cuestión de material rodante, pero ya en esta etapa es excelente que participen. Hay americanos, hay chinos, de todas partes”, expresó.

LAS BASES DE LICITACIÓN
El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) dio a conocer las bases de licitación para la contratación de los servicios correspondientes a la ingeniería básica del Tren Maya.
El procedimiento LA-021W3N003-E66-2019 es de carácter nacional y tiene como objetivo contratar la ingeniería básica de los siete tramos ferroviarios que compondrán los mil 525 kilómetros del proyecto.
El 22 de julio la dependencia dio a conocer el fallo del ganador en punto de las 11:00 horas.
La Procuraduría Agraria inició los trámites para pagar a los ejidatarios a quienes se les expropiaron sus tierras hace 20 años para las carreteras ubicadas cerca del trazo del Tren Maya. Son siete los ejidos que de manera inicial serían beneficiados con el pago de las expropiaciones que no se liquidaron en ese entonces. No se expropiará ningún metro de los terrenos comunales y ejidales que están en el trazo del Tren Maya, una de las obras emblemáticas de este sexenio, que cruzará Chiapas, Yucatán, Quintana Roo y Campeche.
Por lo que hace a los ejidatarios, cuyas tierras están en el trazo señalado y no tengan títulos, se les ayudará a regularizar la documentación para acreditar derechos y puedan tener acceso a los beneficios que la construcción del tren establezca. Para ello se trabaja en un esquema que puede ser de asociación en participación, aportación de tierras al proyecto como asociados que reciben un porcentaje o renta de las tierras sobre cantidades fijas y garantizó la defensa de los derechos de ejidatarios y comuneros para que se firmen los contratos en justicia y equidad.
El Tren Maya todavía no tiene proyecto ejecutivo, ya que “primero, en base al proyecto, tiene que llevarse a cabo la consulta indígena, una vez que haya concluido se redefinirá o se rectificará el trazo y ahí empezaremos el trato de los núcleos que se va a determinar”, indicó.
Además, con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural se establecerá un programa a favor de las mujeres que trabajan la tierra en núcleos ejidales y que no son titulares de derechos, para poder acceder a los apoyos del campo.
Ello en virtud de que aproximadamente 30 por ciento de quienes trabajan las tierras en ejidos y comunidades son mujeres; hijas o esposas de ejidatarios y comuneros que por razones de edad ya no cultivan la tierra o son migrantes.
Agregó que al no tener la titularidad del derecho no accedían a los apoyos del programa rural, por lo que se buscará que acreditando el nexo con el titular del derecho y que trabajen la tierra. Más de un millón de mujeres están en esa condición, por lo que se empezará un programa piloto este año, que irá creciendo en los años subsecuentes hasta que todas ellas estén dentro del programa de apoyo al campo.
Finalmente señaló que ya se acabó con la burocracia y los Centros de Atención de la Secretaría de Agricultura simplifican las reglas para que se entreguen los apoyos ya que antes el laberinto burocrático facilitaba los “moches” de los gestores.

COSTOS Y BENEFICIOS DEL TREN MAYA
Por otro lado, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) solicitó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) buscar y dar a conocer costos, beneficios, estudios y planeación ejecutiva del proyecto de inversión del Tren Maya. El comisionado Joel Salas Suárez presentó el asunto ante el pleno y dijo que los estudios ambientales y sociales no son requerimientos burocráticos, son medidas para prevenir violaciones a los derechos de las personas, que en muchos casos son poblaciones vulnerables que necesitan de la protección del Estado.
Por eso, para atender las necesidades de información, conviene impulsar un ejercicio de transparencia proactiva que garantice la divulgación de información pública pertinente sobre el costo-beneficio del proyecto Tren Maya y el resto de los planes nacionales de infraestructura, así como de las acciones para mitigar sus impactos ambientales.
El desarrollo económico no debe comprometer el medio ambiente sano y sustentable, y son altas las expectativas que ha generado el gobierno federal, por lo que la ciudadanía espera que el sistema de inversión pública se fortalezca, que incorpore objetivos de equidad, que exista justicia social y que los derechos humanos sean respetados.
“La actual administración se comprometió a reafirmar la transparencia e incentivar la participación ciudadana. Lo anterior, debe tener un sentido de rendición de cuentas. Una ciudadanía informada y consciente, que vigile el impacto de esta obra para el bienestar de las comunidades y regiones del país, es una población que puede colaborar con las autoridades en la consecución de los beneficios sociales esperados.
Un particular solicitó información, pero el sujeto obligado, por conducto de la Subsecretaría de Transporte y la Dirección General de Desarrollo Ferroviario y Multimodal, señaló que después de consultar los expedientes físicos, así como el Sistema de Control Interno, no encontró ninguna documental. La Coordinación Jurídica de Transporte de la Subsecretaría de Transporte indicó que no interviene en el desarrollo del proyecto ni en la construcción del Tren Maya anunciado por el Ejecutivo federal.

SCT, ENCARGADO DE LAS VÍAS FÉRREAS DEL PAÍS
Por ello el particular se inconformó e interpuso un recurso de revisión ante el INAI, en el que manifestó que la SCT es la dependencia encargada de las vías férreas del país y de la emisión de todo tipo de proyectos y permisos para su construcción y desarrollo.
En alegatos el sujeto obligado reiteró su respuesta original. En el análisis del caso, la ponencia del comisionado Salas Suárez señaló que si bien el proyecto del Tren Maya es liderado por el director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jímenez Pons, con el importante apoyo del secretario de Turismo, Miguel Torruco Márquez, y el subsecretario Humberto Hernández Haddad es una obra en cuya ejecución intervienen distintas dependencias y organismos de la administración pública federal y estatales.
La ponencia sostuvo que el Tren Maya se encuentra relacionada con un proyecto prioritario de infraestructura, desarrollo socioeconómico y turismo, de suerte tal que los actos de autoridad y ejercicio de recursos públicos asociados al mismo deben encontrarse documentados.
Ante ello concluyó que el sujeto obligado omitió realizar la búsqueda de la información requerida en la oficina del secretario, así como en los Centros SCT en Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, a través de su respectiva Subdirección de Obras y Departamento de Transporte Ferroviario.
Pero también ha surgido un obstáculo significativo, que es la oposición de importantes grupos de activistas ecologistas. El proyecto del Tren Maya ‘‘va a ser un desastre ecológico”, sostuvo el artista Francisco Toledo en entrevista con La Jornada luego de participar en la sesión inaugural del Encuentro en defensa del territorio, los bienes comunes y los derechos de los pueblos, que se efectuó en Santa María Atzompa, Oaxaca, a la que acudieron integrantes de organizaciones culturales y ecologistas, así como representantes de comunidades campesinas e indígenas de esta entidad y del país.
El pintor consideró que antes de ejecutar esa megaobra debe efectuarse ‘‘una consulta seria”, principalmente a los pueblos originarios de las áreas que serán afectadas, ‘‘y no como esas cosas que hicieron (la cuestionada consulta ciudadana del pasado diciembre). Técnicos deben dar su opinión, así como biólogos y demás especialistas, para saber todo lo que hay que hacer antes de tocar la región”, puntualizó el fundador del Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Cultural y Natural del estado de Oaxaca (Pro-Oax).

FALTA MÁS INFORMACIÓN
Toledo, quien en Oaxaca ha encabezado una serie de luchas en defensa de la tierra y el territorio, insistió en que ‘‘indudablemente (el Tren Maya) va a ser un desastre ecológico, eso es seguro”, pues, reiteró, afectará la biosfera, principalmente en Yucatán. Respecto del Istmo de Tehuantepec, por donde pasaría el tren, consideró que se podría dañar el área de los Chimalapas, colindante con Chiapas. Otro de los problemas con el Tren Maya que observa el artista es que ‘‘realmente no se ha dado a conocer en qué consiste exactamente el proyecto; no se sabe gran cosa, sólo que el Presidente habló de dos o tres carriles, pero nada concreto. Habrá que pedir más información’’.
Por fortuna para México y para el ambicioso proyecto del Tren Maya que con acierto promueve el Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en Europa está ya disponible la solución tecnológica capaz de remontar esas objeciones. Una tecnología que permite construir un Tren Maya libre de emisiones contaminantes de la atmósfera, mínimamente invasivo y prácticamente no perturbador de los delicados equilibrios de los ecosistemas involucrados.
Y están listos para venir a México y, además, aportar grandes volúmenes de inversión de varios miles de millones de euros y a largo plazo, a fin de que el Tren Maya pueda muy pronto hacerse realidad. Y me es muy grato informar que las empresas europeas a que me refiero pueden ser contactadas por el conducto de quien esto escribe.
Así pues hago votos porque el Tren Maya del Siglo XXI sea que el Presidente AMLO y México merecen, y pueda muy pronto hacerse realidad.

faustoalzati26@gmail.com

CCOSMOPOLITICO 35 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA